Creación de Minwashin

1. Contexto

Los anishinaabeg (algonquinos) viven en Abitibi-Témiscamingue desde hace 8.000 años. Obligados a asistir a escuelas de internado desde la aprobación de la Ley de 1876 y la creación de reservas, han perdido su cultura y su idioma, lo que ha dado lugar a un genocidio cultural.

La región está integrada por siete comunidades autóctonas. Dichas comunidades están alejadas por su situación geográfica, por su lengua (inglés y francés) y por la adhesión a diversos consejos tribales.

La nación anishinaabe, como muchas otras en Quebec, atraviesa un proceso de reconstrucción cultural. Hace algunos años, no se permitía que ninguna organización cultural reuniera a las comunidades. En las escuelas de internado, se inculcó a todas las naciones autóctonas la vergüenza de su identidad y su cultura. Por lo tanto, resulta urgente devolverles el acceso a su cultura e identidad como motivos de orgullo.

2. Abitibi-Témiscamingue y la cultura

En 2011, los visitantes de Abitibi-Témiscamingue no encontraban indicio alguno de que se tratara de un territorio ancestral algonquino. Los anishinaabeg eran el pueblo invisible. El informe canadiense de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación y sus recomendaciones dieron lugar a las acciones de Culturat, que condujeron a la creación de Minwashin.

En el año 2015 se creó un espacio de reunión para convocar a estas comunidades: el Círculo cultural anishinaabe. La cultura, que los había destruido, se convierte así en una herramienta de reconstrucción y de restauración del orgullo de su pueblo.

En la actualidad, diversas obras de arte público, proyectos turísticos, talleres escolares y cocreaciones ven la luz y crean un puente entre los pueblos. La percepción negativa que propagan los medios de comunicación se reduce gradualmente gracias a un mejor vínculo entre las comunidades y la difusión de imágenes positivas de la nación.

Turismo Abitibi-Témiscamingue, a través del programa Culturat, ha apoyado la creación de Minwashin, un organismo cultural íntegramente anishinaabe, que marca un paso más hacia la reconstrucción cultural de esa nación. Culturat, que le brinda su apoyo financiero y administrativo, ha perseguido sus objetivos, al tiempo que ha puesto totalmente en sus manos el desarrollo de la vida cultural y la revitalización de su lengua y su patrimonio.

El objetivo general de la política cultural de Abitibi-Témiscamingue es hacer del arte y la cultura los polares del desarrollo humano sostenible mediante la aplicación de un programa de desarrollo cultural sostenible.

Culturat se inspira en gran medida en la Agenda 21 de la Cultura. Moviliza a toda una población en torno al bienestar de todos y a la paz entre los pueblos, gracias a las artes y la cultura. Crea asociaciones entre las ciudades, los municipios regionales de condado (MRC), las comunidades autóctonas, los medios culturales, económicos, educativos y artísticos, los organismos y los ciudadanos y las ciudadanas.

Minwashin trabaja en colaboración con Culturat y otros organismos regionales para defender los derechos culturales de los anishinaabeg, en particular al facilitar los intercambios, recordar la importancia de incluir a las comunidades en la toma de decisiones, favorecer el surgimiento de artistas anishinaabe y facilitar acciones para la conservación del idioma. Sus acciones se basan en el informe de la Comisión Canadiense de la Verdad y la Reconciliación, que lanzó 94 llamamientos a la acción para corregir los daños provocados a las comunidades autóctonas.

3. Objetivos e implementación del proyecto

3.1. Objetivo principal y fines específicos

El objetivo principal de Culturat es movilizar a la población de Abitibi-Témiscamingue a través de un movimiento innovador, creativo, de convocatoria y estructuración en función de la identidad, las artes y la cultura como fuentes de acción y respeto por las diferencias que promuevan la formación de importantes polos de desarrollo. En este sentido, ha apoyado la creación de Minwashin, cuya misión es apoyar, desarrollar y celebrar las artes, la lengua y la cultura anishinaabe.

3.2. Desarrollo del proyecto

Principales acciones desarrolladas

En 2012, a raíz de la recomendación de la CED de proteger y desarrollar la cultura milenaria de las primeras naciones de la región, Turismo Abitibi-Témiscamingue decide dar prioridad a este desarrollo mediante el mecanismo CULTURAT, patrocinado por la Comisión Canadiense para la Unesco (CCUNESCO). En 2017, se fundó oficialmente Minwashin, que integró el trabajo sobre “primeras naciones” de Culturat, con el apoyo de Turismo Abitibi-Temiscamingue.

DIÁLOGO

Culturat Primeras Naciones tenía por objeto crear oportunidades de intercambio y de conexión para dinamizar la cultura, con el fin de que se produjeran proyectos a escala regional, mediante la organización de encuentros periódicos en los ámbitos local y regional, la creación de espacios de diálogo y de colaboración, el desarrollo de planes de concientización y la creación de herramientas específicas y adaptadas. Minwashin trabaja en pos de este objetivo y agrupa actualmente a todas las comunidades anishinaabe de Quebec, al tiempo que establece múltiples alianzas con otros organismos de la región.

INFORMACIÓN

El acercamiento de los pueblos se funda en el conocimiento del otro y de su historia. Al generar la apropiación de la propia identidad cultural de los anishinaabeg, Culturat Primeras Naciones contribuyó a la creación de iniciativas culturales e alentó a la población de Abitibi-Temiscámingue a crear vínculos con ellos. Minwashin ha seguido este enfoque y ha modificado la cobertura mediática y la imagen de la nación anishinaabe de manera positiva (comunidades virtuales, crónicas radiofónicas, series de documentales, etc.).

REPRESENTACIÓN

La posición de Turismo AT y la notoriedad de Culturat han favorecido los intercambios entre organismos regionales, nacionales e internacionales con las comunidades autóctonas y garantizado la representación y la participación de las comunidades en la toma de decisiones y en las diferentes instancias gubernamentales, a diversos niveles y en ámbitos variados, como el idioma o el turismo. En la actualidad, esta misión releva de la responsabilidad exclusiva a Minwashin, lo que permite el establecimiento de un contacto directo entre estas instancias y los portadores de la cultura anishinaabe.

DESARROLLO CULTURAL REGIONAL

El desarrollo de proyectos en las comunidades es diverso y Minwashin ofrece apoyo para su creación y ejecución. Algunos de los proyectos realizados por Minwashin incluyen el fortalecimiento de las sinergias entre las radios anishinaabe, la creación de exposiciones y la organización de acontecimientos culturales y creativos que reflejen la cultura y el idioma anishinaabe, la creación de un repertorio del patrimonio y el desarrollo de programas de capacitación.

DESARROLLO DE CAPACIDADES

Dado que el conocimiento reduce las desigualdades y favorece la autonomía, Minwashin pretende transmitir el saber y los conocimientos técnicos, aumentar las capacidades de las comunidades a través de, por ejemplo, el desarrollo de la cultura, la identidad y la lengua anishinaabe, el acompañamiento de los artistas anishinaabe en sus gestiones y la realización de actividades de investigación relativas al patrimonio cultural anishinaabe.

4. Impactos

4.1. Impactos directos

El mayor resultado es sin duda el cambio de mentalidad que se está produciendo, en particular entre los públicos escolares, y que genera un deseo mutuo de conocerse y reconocerse a través de las artes y la cultura. Cada vez más festivales de la región añaden presentaciones autóctonas a su programación. Hoy, la cultura algonquina está presente. Han surgido artistas autóctonos que son reconocidos también fuera de la región. La comunidad artística autóctona se forma y se hace ver y oír. A ello se añade la creación de una reunión anual sobre la cultura, la identidad y la lengua, titulada Miaja.

La primera edición de Miaja en 2018 contó con la participación de 150 personas. Al año siguiente, esa cifra se duplicó. Asistieron participantes externos, tales como el Jefe de la Asamblea de las Primeras Naciones de Quebec y Labrador, y todos los lingüistas de la nación. El Consejo de Prefectos, a través de la concesión de financiación a Minwashin, ha hecho del acercamiento de los pueblos una prioridad regional.

4.2. Evaluación

Culturat y Minwashin generan interés por su carácter innovador y sus resultados impresionantes. Representan grandes oportunidades para el desarrollo de Abitibi-Témiscamingue.

El mecanismo Culturat ha sido objeto de dos encuestas, una planificación estratégica y un documental. Minwashin ha llevado a cabo una planificación estratégica en la que se consultó a los dirigentes de las comunidades y a los representantes culturales autóctonos. Asimismo, trabaja en estrecha colaboración con la Universidad de Quebec en Abitibi-Témiscamingue y la Universidad de Ottawa.

4.3. Factores clave

La principal fortaleza de Culturat reside en la movilización de toda una comunidad regional en torno a la identidad y la cultura. Una encuesta realizada en 2019 determinó que el 89% de la población de la región considera a Culturat como un paso esencial para el desarrollo del área.

Culturat adoptó un enfoque humanista centrado en la escucha, la paciencia, el entendimiento y los intercambios personales, a través de su presencia regular en las comunidades. El aspecto incluyente de este enfoque es también uno de sus factores de éxito. Promueve la creación de vínculos y de redes entre los sectores, lo que da lugar a múltiples proyectos en los que participan artistas: proyectos municipales, proyectos de empresas, actividades en las escuelas, proyectos de cocreación entre artistas autóctonos y alóctonos, etc.

La creación de Minwashin es en sí misma un factor clave, ya que permite a la nación anishinaabe tomar las riendas de su propio desarrollo cultural.

4.4. Continuidad

La creación del organismo Minwashin garantiza la continuidad fuerte y autodeterminada de las actividades de acercamiento entre alóctonos y autóctonos, de proyección y de puesta en valor de la cultura algonquina.

La colaboración entre Minwashin y Turismo Abitibi-Témiscamingue, en el marco de Culturat, continuará en el futuro mediante la puesta en marcha de diversos proyectos.

5. Más información

La región de Abitibi-Témiscamingue fue candidata a la cuarta edición del “Premio Internacional CGLU - Ciudad de México - Cultura 21” (noviembre de 2019 a mayo de 2020). El jurado elaboró su informe final en julio de 2020 y solicitó que la Comisión de Cultura de CGLU difundiera este proyecto como una de las buenas prácticas de implementación de la Agenda 21 de la Cultura y como mención especial de la cuarta edición del Premio.

Este artículo fue redactado por Pascale Charlebois, coordinadora de Culturat, Turismo Abitibi-Témiscamingue, Rouyn-Noranda, Quebec, Canadá.

Contacto: pascale@atrat.org

Descargar754.64 KB
Abitibi-Témiscamingue